Es importante tener atención en el cuidado de los oídos de tu bebé, si te mantienes pendiente podrás evitarle infecciones y problemas que podrían llegar a perjudicar su desarrollo auditivo y hasta su lenguaje.

Debido a que el oído es un órgano muy delicado y frágil, se podría lastimar si no tenemos precaución.

Si notas que los oídos de tu bebé contienen gran cantidad de cera, no debes preocuparte, esto es algo completamente normal, de hecho, es necesaria para proteger al oído del ambiente externo. Si la cera de tu bebé tiene un color amarillento y es algo pegajosa, entonces está saludable, si llegase a tener otra tonalidad es posible que tu bebé tenga alguna infección y debes llevarlo de inmediato al médico.

¿Cómo limpiar los oídos del bebé?

Utilizar hisopos o cotonetes para realizar el aseo de los oídos de tu bebé puede ser un tanto peligroso, si durante la limpieza notas que tu bebé tiene algo de cera cerca de la entrada del oído, puedes intentar retirarla con un pañito humedecido sin introducirlo, limitando la limpieza a las partes que logres alcanzar y siempre con movimientos hacia fuera.

Limítate a limpiar la parte externa de los oídos de tu bebé, para no ocasionar daños y evitar que la cera se introduzca al fondo de sus oídos, realiza esta acción de preferencia a la hora del baño, recuerda, al final la cera de los oídos va saliendo por sí sola.