¿Cuándo le empezarán a salir los dientes a mi bebé?
A la gran mayoría de los bebés les empiezan a salir los dientes entre los 4 y 7 meses de edad. Si la dentición de tu bebé es precoz, puede ser que veas su primer dientito a los 3 meses. Y si la dentición es un poco tardía, quizás tengas que esperar un año o más.

¿Qué síntomas de la dentición tendrá mi bebé?
Hay bebés que pasan por este proceso sin ningún problema, pero muchos padres manifiestan que sus hijos están molestos. Si tu hijo tiene síntomas molestos, estos son los más comunes:

♦ Irritabilidad o incomodidad
♦ Babeo de saliva (puede provocar irritación facial)
♦ Inflamación y dolor en las encías
♦ Ganas de morder
♦ No querer comer
♦ Problemas para dormir

 

 

 

 

 

¿Hay algún remedio que no sea seguro para darle a mi bebé?

Aspirina: Nunca le des a un niño aspirina, ni siquiera aplicada sobre las encías, para aliviar el dolor de la dentición. El uso de aspirina en niños está asociada con el Síndrome de Reye, una condición médica rara, pero que podría ser peligrosa o fatal.

Remedios homeopáticos para la dentición: La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) recomienda que los padres eviten usar estos productos porque se han reportado casos de convulsiones, problemas respiratorios y otros efectos en niños pequeños. Mientras los especialistas de la FDA investigan, algunos fabricantes han dejado de distribuir estos productos en Estados Unidos, aunque aún están disponibles en algunas tiendas y también en línea.

Benzocaína: No uses analgésicos tópicos  o medicamentos que contengan benzocaína. La FDA advierte que estos productos pueden provocar la metahemoglobinemia, una enfermedad rara pero grave en la que el nivel de oxígeno en la sangre cae peligrosamente.

¿Qué puedo hacer para aliviar la molestia de mi hijo?

Dale algo para masticar un aro especial para la dentición o un paño húmedo que hayas metido un rato en el refrigerador.

Frota sus encías con un dedo limpio, con suavidad pero con firmeza, para aliviar temporalmente el dolor.