Es común que los padres tengamos dudas sobre el estado de salud o emocional de nuestros  hijos sobre todo cuando aún no saben hablar. Por eso en esta ocasión hablaremos sobre las señales de los bebés para comunicarse.

 

 

 

LLANTO:

En los primeros meses de nacimiento del bebé el llanto es su principal medio de comunicación para expresar sus necesidades. Pero un bebé no siempre llora por la misma razón ¿Cómo podemos distinguir el tipo de llanto y qué significa?:

 

Llanto invocador:

Este ocurre cuando el bebé ha estado mucho tiempo solo y quiere que lo carguen. Grita por 5 o 6 segundos, luego se detiene por 20 segundos como si esperara un resultado, si no hay una respuesta se repite varias veces hasta que el llanto se vuelve continuo.

Llanto de hambre:

Puede comenzar con un llanto invocador, pero si el bebé fue alzado pero no alimentado el llanto continuará, se volverá histérico, el bebé girará la cabeza y pueda que haga sonidos de succión.

Llanto de dolor:

Esta clase de llanto será monótono, fuerte e incesante, periódicamente habrá oleadas histéricas que indicarán que las sensaciones dolorosas han aumentado. Pero si el bebé se está enfermando, entonces su llanto puede ser monótono, pero silencioso, ya que no tendrá fuerza para hacer sonidos fuertes.

Llanto por los procesos fisiológicos:

Este llanto será más parecido a un lloriqueo quejoso o un chillido. Hasta una simple salida del exceso de gas del cuerpo, orinar o la defecación pueden causar sensaciones molestas para el bebé al principio.

Llanto por sueño:

Cuando el bebé tenga sueño, pero por alguna razón no pueda quedarse dormido, el llanto será un lloriqueo monótono y estará acompañado por bostezos, el bebé podrá frotarse los ojos y las orejas.

Llanto por estar incómodo:

Este llanto será bastante irritado, muchas veces acompañado de inquietud, el bebé podrá girar y arquearse. Significa que hay que revisar el pañal, tal vez se sienta incómodo con la ropa, tenga calor o frío.