Un papá puede tomar diversas actitudes ante la llegada de un bebé. No importa que tanto crea que está preparado para la llegada del bebé, en realidad es imposible estar preparado en su totalidad.

Si eres papá primerizo es probable que estés tomando una postura sin darte cuenta. Cuéntanos ¿con cuál tipo de papá primerizo te identificas?

Papá entusiasta:

Generalmente se siente ansioso por aprender. Se involucra desde el embarazo y no aceptará un papel secundario en el cuidado del bebé.

Papá proveedor:

El cree que la maternidad es cosa de mujeres y aunque quiere a su hijo le deja todas las tareas incómodas a la mamá. También piensa que él únicamente debe preocuparse por la economía para proveer a su familia. Cuando su bebé crezca y no necesite tantos cuidados buscará acercarse a él.

Papá preocupado:

Intenta involucrarse pero lo agobian el presente y el futuro, le obsesiona que algo vaya a salir mal desde la salud hasta los estudios universitarios del bebé. No puede dormir porque siente una fuerte responsabilidad en sus hombros sin margen de error.

Papá estrella: Presume a su bebé en todos lados y muestra un orgullo desmedido. Cree que su bebé balbucea mejor que el de sus amigos y critica los cuidados de su pareja, a pesar de no involucrarse mucho en las verdaderas labores.

Papá despistado:

Aunque puede que sólo sea una fase, el papá despistado está agobiado por la presencia del bebé, pero pretende no estarlo, al grado de querer conducir su vida como antes de la llegada del bebé.